Cuáles son las funciones de un asesor jurídico

¿Cuáles son las funciones de un asesor jurídico?

Aquellos que están interesados en ingresar al campo legal tienen una variedad de carreras entre las que pueden elegir. Uno de estos caminos es convertirse en un asesor jurídico, es decir, un profesional que brinda asesoramiento legal interno tanto en bufetes de abogados como en empresas o en las mismas Instituciones de Justicia.

Las funciones de un asesor jurídico son muy variadas, ya que van desde la comprobación de la integridad de documentos legales, la gestión de la lista judicial y la administración de una unidad del Tribunal para que los procesos se desarrollen de manera eficiente, entre muchos otros.

Dicho en pocas palabras, son la mano derecha de los jueces, fiscales y defensores públicos para buscar una sana y correcta administración de Justicia a pesar de cualquier circunstancia.

Aprender más sobre esta carrera dentro del mundo del derecho nos hará comprender la importancia de este rol estratégico en las unidades judiciales.

Por eso, ¡siga leyendo! En las siguientes líneas encontrará todo lo que necesita saber sobre las funciones de un asesor jurídico y cómo la tecnología optimiza esta práctica.

¿Qué es un asesor jurídico?

Un asesor jurídico, también llamado asesor legal, es un profesional que, como su nombre lo indica, brinda asesoramiento a las organizaciones e Instituciones de Justicia en materia legal.

Trabajan internamente, o in-house, asesorando a los negocios,Tribunales u otras instituciones judiciales; por lo que desempeñan su trabajo comúnmente para:

  • Grandes corporaciones;
  • Agencias gubernamentales;
  • Departamentos individuales en grandes empresas.

Además, dentro de las organizaciones pueden especializarse en un área particular del derecho o brindar asesoramiento legal general.

Debido a lo amplias que son las funciones de un asesor jurídico, estos podrán especializarse en las siguientes áreas:

  • Derecho contractual;
  • Leyes laborales;
  • Derecho inmobiliario;
  • Ley de patentes;
  • Ley de marcas;
  • Ley de compensación;
  • Conflictos en el lugar de trabajo;
  • Decisiones corporativas;
  • Fusiones y adquisiciones;
  • Crecimiento corporativo.

Principales responsabilidades

Como dijimos algunos párrafos atrás, los asesores legales se encargan de dar consultoría a Instituciones Judiciales respecto a conflictos legales y, por otro lado, también pueden ejercer sus funciones dentro del departamento jurídico de una organización.

Sus deberes pueden variar según su especialidad legal y su posición dentro del Tribunal o Corte o pueden actuar con los temas del derecho general en el caso de asesorar alguna Institución de Justicia, pero las responsabilidades más comunes incluyen:

  • Brindar orientación a jueces, fiscales, magistrados y defensores respecto a un proceso que estén llevando a cabo;
  • Investigar las leyes actuales y mantenerse actualizado sobre los cambios;
  • Supervisar litigios internos y trámites legales;
  • Redactar, revisar y negociar contratos empresariales;
  • Redactar documentos legales, incluidas declaraciones y acuerdos;
  • Gestionar la protección de marcas registradas y patentes de una organización.

¿En qué se diferencia un asesor jurídico de un abogado?

Un asesor legal y un abogado tienen trayectorias profesionales similares que comparten muchas responsabilidades y requisitos, pero es importante comprender en qué se diferencian estos dos roles.

El asesor jurídico es un tipo de abogado que se especializa en brindar únicamente asesoramiento en materia jurídica.

Un abogado a menudo trabaja en una sala de audiencias y puede representar a una variedad de clientes. En los Tribunales, puede defender o argumentar en nombre de sus clientes, pero un asesor legal trabaja directamente para una empresa o Institución Jurídica y asesora en asuntos legales, administra el papeleo legal y revisa las leyes.

8 habilidades que debe tener todo asesor legal exitoso

Para que las funciones de un asesor jurídico sean cumplidas a cabalidad, debe contar con un conjunto especializado de habilidades duras y blandas para realizar sus tareas diarias. Algunas de las aptitudes más importantes a poseer en esta carrera, incluyen:

  • Comunicación escrita: los asesores legales a menudo redactan documentos legales, incluidos contratos, declaraciones y acuerdos. Pueden usar habilidades de comunicación escrita para producir una escritura clara y efectiva.
  • Comunicación verbal: un asesor legal a menudo se reúne con jueces, fiscales y defensores para asesorarlos en asuntos legales. Pueden usar habilidades de comunicación verbal para explicar su investigación y brindar consejos detallados.
  • Escucha activa: las aptitudes de escucha activa pueden ayudar a los asesores legales a comunicarse de manera efectiva con cualquier interviniente en el proceso. Aquel que es exitoso, puede escuchar atentamente y comprender las necesidades y preguntas para dar una respuesta clara y oportuna.
  • Habilidades de investigación: a un asesor legal se le puede solicitar que investigue ciertas leyes o condiciones, por lo que las habilidades de investigación son empleadas para encontrar la información más reciente de recursos confiables entre las leyes, doctrina y jurisprudencia.
  • Atención a los detalles: estos profesionales utilizan la atención a los detalles para mejorar su escritura de documentos precisos y sin errores. La atención a los detalles también puede ayudarlos a encontrar información legal relevante para un caso en específico como, por ejemplo, una jurisprudencia.
  • Habilidades de organización: como todo funcionario dentro del Sistema de Justicia, puede manejar una variedad de asuntos legales para el caso de un ciudadano, incluidos contratos, procesos y acuerdos. Ser organizado es fundamental para mantener sus documentos e investigaciones limpios y precisos.
  • Habilidades informáticas: lo que incluye el uso de herramientas como el SAJ y el Big Data, implementadas para la gestión y automatización judicial, así como los software de procesamiento de textos y las plataformas de facturación. Por lo tanto, necesitan de cualidades informáticas y conocimientos digitales para crear contratos, leer documentos legales y producir declaraciones mucho más rápido, preciso y efectivo.
  • Conocimiento técnico legal: este punto es imprescindible para brindar asesoramiento experto para una asesoría a jueces y magistrados. Deben conocer las pautas actuales para su industria y especialidad legal para que puedan brindar una orientación precisa.

16 funciones de un asesor jurídico en una Institución de Justicia

Los asesores legales en las instituciones judiciales son responsables de nutrir de investigaciones y datos jurídicamente relevantes a los jueces y magistrados para contribuir en el proceso de toma de decisiones, exponiendo las razones legales que sustentan las decisiones judiciales.

También asesoran a todas las partes en el Tribunal sobre cuestiones de derecho, práctica y procedimiento.

Ahora bien, entre las principales funciones de un asesor jurídico, encontramos:

  • Comprobación de documentos judiciales, gestión de la lista judicial y suministro a los magistrados de un resumen de los casos antes de cada sesión;
  • Explicar el propósito de una audiencia antes de que comience, identificar a las partes ante el Tribunal y leer cualquier acusación o citación;
  • Administrar una sección del Tribunal para que los procedimientos se desarrollen de manera eficiente;
  • Atender las interrupciones y retrasos en los trámites y asesorar sobre los próximos pasos a seguir;
  • Priorizar los casos para hacer el mejor uso del tiempo de los jueces y magistrados y asegurar que los testigos y los acusados ​​sean tratados con prontitud;
  • Ayudar a los magistrados a evaluar las pruebas y formular los motivos de las decisiones judiciales;
  • Explicar el proceso y el procedimiento a los que están en el Tribunal y ayudar a los acusados ​​que llevan a cabo su propia defensa para presentar su caso;
  • Intervenir en procedimientos judiciales para exponer puntos de derecho, en caso de ser requerido;
  • Asegurarse de que se satisfagan las necesidades particulares de los usuarios de los Tribunales y manejar cualquier queja;
  • Realizar investigaciones jurídicas para aclarar puntos de derecho y procedimiento, incluido el uso del sistema interno de la institución;
  • Participar en las revisiones posteriores a la sesión con los magistrados;
  • Producir registros escritos de las decisiones judiciales según sea requerido;
  • Proporcionar estadísticas para ayudar con la gestión eficiente de los Tribunales;
  • Impartir formación a magistrados y miembros del personal judicial como, por ejemplo, ejercicios de grupo, sesiones informativas y presentaciones;
  • Actuar como mentor de asesores jurídicos en formación;
  • Manejar los sistemas de gestión judicial para verificar que todas las partes se integren efectivamente en el proceso legal.

Los asesores jurídicos deben mantener buenas relaciones de trabajo con todas las demás personas involucradas en los procedimientos judiciales, incluido el servicio penitenciario, los agentes de libertad condicional y la policía. Cuentan con el apoyo de asistentes administrativos.

¿Cómo la tecnología optimiza las funciones de un asesor jurídico?

No es un secreto que la absorción de nuevas tecnologías permiten mejorar la prestación de servicios judiciales. De hecho, en los Tribunales que implementan tecnologías como el SAJ se ha llegado a optimizar hasta el 620% los procesos y hasta el 90% la velocidad de procesamiento entre el reparto del caso y el primer acto del magistrado.

De igual forma, la transformación digital en la industria legal y, en consiguiente, la adopción de herramientas innovadoras como el SAJ, permiten a los asesores legales mejorar su pleno conocimiento sobre las actuaciones de todas las partes integrantes del Ecosistema de Justicia Integral. Esto es así porque todos se encuentran trabajando en el mismo expediente digital que observarán y actualizarán en la plataforma.

Y, debido a que en sus funciones está velar por que el proceso judicial sea llevado a cabo satisfactoriamente y brindar una efectiva orientación, el software de gestión judicial da la posibilidad de que el profesional aproveche las actualizaciones en tiempo real del caso.

Gracias a la operatividad en la nube, la analítica, el portal web, la inteligencia artificial y la disponibilidad las 24 horas, podrán realizar sus investigaciones con mayor eficiencia para brindar un apoyo sustentable tanto a jueces como a magistrados.

¡Finalizamos por ahora!

Llegado hasta este punto, es indudable que la tecnología en la Justicia está avanzando a un ritmo acelerado, ¡y no se puede quedar atrás! Si le interesa leer más sobre el tema, no dude en entrar al siguiente artículo: «La tecnología en el Poder Judicial»

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]