La importancia de la protección de datos y cómo lograrla en el Poder Judicial

Desde el inicio podemos dejar algo en claro: los intangibles informáticos son el activo más preciado en esta era tecnológica; y la protección de datos es un método utilizado para salvaguardar esta información importante de corrupción, actos ilegítimos, fugas o de pérdidas de, por ejemplo, expedientes digitales.

La tranformación digital en la Justicia aumenta su importancia a medida que el Big Data y su almacenamiento sigue creciendo en la infraestructura jurídico-procesal de los Tribunales. Todo esto a un ritmo vertiginoso, sin precedentes.

En consecuencia, una gran parte de esta técnica es garantizar que la data se pueda restaurar rápidamente después de cualquier posible daño que sufra; la defensa contra posibles usuarios maliciosos y asegurar la privacidad de los datos son otros dos componentes claves de este concepto.

Sin duda, la emergencia sanitaria debido a la pandemia por el Covid-19, hizo que millones de empleados judiciales trabajarán desde casa, lo que resultó en una necesidad inmediata sobre el blindado de información de forma remota.

Tanto organismos Judiciales, como cualquier otra Institución pública o privada tiene que adaptarse para no sufrir daños inherentes a la falta de digitalización y, en este contenido, vamos a conversar sobre los riesgos que podrían correr, la importancia de la protección de datos y las claves para lograr esta estrategia efectivamente en el Poder Judicial.

¡Sigamos con la lectura!

¿Qué riesgos corremos si no protegemos nuestros datos?

La violación de datos es uno de los problemas latentes de mayor sensibilidad en la actualidad.

Los malwares o múltiples ciberataques que puede recibir el sistema que utilizan los Juzgados obligan a tener cuidado especial y sólidos mecanismos de prevención.

Según el informe de filtración de datos de IBM y Ponemon Institute, cuyo objetivo principal es alentar a las organizaciones e Instituciones a reducir los costos de filtración de datos al abordar los riesgos de ciberseguridad, el costo de ser víctima de este delito es de USD $4.4 millones, lo cual representa un aumento del 10% con respecto al costo promedio en 2019, que fue de USD $3.86 millones.

Se espera que en el futuro cercano el costo promedio mundial del delito cibernético alcance un máximo de USD $6 billones anuales, impulsado por la proliferación de ataques de ransomware.

Esta misma investigación tiene en cuenta cientos de factores de costo de actividades legales, reglamentarias y técnicas, pérdida de valor de marca, rotación de clientes y pérdida de productividad de los empleados. Y si a esto le sumamos que los problemas jurídicos cuestan del 0.5% al 3% del PIB, estamos frente a una posible hecatombe económico-jurídica para los Estados.

Por otro lado, según Gartner, el costo promedio del tiempo de inactividad de la red es alrededor de USD $5.6 mil por minuto; lo que equivale aproximadamente a USD $300 mil por hora. 

Esto diferirá según el tamaño de la organización y la industria, pero claramente puede tener un impacto devastador y afectar significativamente la productividad de los trabajadores y funcionarios.

Una táctica que se basa en una base de datos jurídicos, seguridad y prevención de violaciones, coadyuva al refuerzo electrónico de la data contenida en programas.

Asimismo, deben ser modificadas las políticas internas para integrar la seguridad de base de datos, así como novedosas técnicas de seguridad de la información y, también importante, plataformas de gestión de procesos Judiciales de gran trayectoria y experiencia como, por ejemplo, el SAJ.

Ya sabemos qué tanto puede afectar y las repercusiones económicas, sociales y jurídicas, ahora veamos cuál es el velo de importancia que recubre a este concepto.

Más allá de la prevención, esta es su importancia

La protección de piezas claves de información que comúnmente son almacenadas por las empresas o Instituciones Judiciales, como los registros de personas, detalles de procesos, transacciones, recopilación de datos y más, fundamenta la importancia de la prevención y contar con una sólida plataforma.

Evitar que la información sea utilizada indebidamente por terceros que no tienen nada que ver con la causa y que pueden cometer un fraude, como estafas de phishing y robo de identidad, es una necesidad imperante.

Entre los puntos más destacados que buscan adquirir ilícitamente los ciberdelincuentes, encontramos:

  • Información sobre las partes, su nombre completo, estado civil, etcétera;
  • Direcciones de trabajo o vivienda;
  • Emails;
  • Número de teléfono;
  • Datos bancarios y de tarjetas de crédito;
  • Información sobre su estado de salud.

Y, dependiendo el tipo de causa, ya sea mercantil, civil, penal o tributaria, podrán sacar datos particulares de los autos respecto sobre lo que el sujeto está siendo juzgado.

Todo este archivo electrónico contiene referencias confidenciales que podrían relacionarse con la persona, sus socios, amigos, familiares, accionistas, empleados, y cualquier otro miembro que haya sido tipificado y que conste en autos.

Ahora bien, conozcamos cuáles son los 3 beneficios principales de contar con una sólida política interna y herramientas digitales punteras de la protección de datos:

1. Protege datos valiosos

El principal beneficio de la protección de datos es que protege información valiosa, que es un activo crítico para las Instituciones de Justicia y/o cualquier empresa.

Muchas organizaciones implementan este tipo de medidas para prevenir el acceso de personas no deseadas. Por ejemplo, no toda la información que está en los archivos electrónicos Judiciales es de público conocimiento, existen causas que están resguardadas por un esquema de confidencialidad para asegurar la integridad física y económica de todas las partes intervinientes en el proceso, incluyendo a los testigos.

Y, respecto a la infraestructura interna, el Poder Judicial también debe garantizar que la información de todos sus funcionarios, Magistrados y cualquier otro empleado esté totalmente segura.

2. Mantenerse por delante de la competencia

Mantener los datos sensibles protegidos, además, nos ayuda a mantenernos por delante de nuestros competidores.

Al poseer una infraestructura digital con integraciones basadas en una plataforma en la nube, aumentará la confianza de los inversores, lo cual es saludable para el negocio.

En sentido Jurídico, sellará la confianza de los ciudadanos en el órgano de impartición de Justicia, lo que ayudará a prevenir grandes demandas al Estado, demoras en los procesos por recusación de Jueces, entre otros casos.

3. Incorporar la automatización de procesos será tarea fácil

Los proveedores de tecnología de automatización buscan mejorar tanto los procesos comerciales, como los casos judiciales.

Ya sea agilizando el procesamiento de datos y los flujos de trabajo del ciclo de vida y limpieza de datos, o incluso una mayor conciencia de las vulnerabilidades de seguridad, se pueden obtener grandes ventajas a través de la protección de datos, más allá de las consideraciones de privacidad.

Claves para blindar sus datos en el Poder Judicial

Para mantener los datos seguros y disponibles, necesitamos obtener un software de automatización Judicial relevante, actualizado y que cumpla con las políticas de datos estrictas.

Esta tecnología es una solución para el área jurídica en continua evolución, que fomenta una expresiva reducción en el tiempo de los trámites en las Instituciones de Justicia, agiliza y reduce las tareas burocráticas diarias de Magistrados y servidores.

Bajo este esquema de total innovación y a la vanguardia, llegan a solventar los problemas reales que mejoran la vida de aquellos sujetos que necesitan accesibilidad en el sistema.

Sumado a esto, los mejores sistemas de este tipo deben contar con un sistema interoperable, ya que, un gran número de actores e Instituciones están involucrados en cada una de las causas que se llevan a cabo en los Juzgados.

Así, resulta menester implementar un sistema informático que sirva de puente para una interacción rápida y eficaz con los órganos judiciales. Además de la rapidez, también se trata de ahorrar recursos y reducir la tasa de errores. 

Todos los trámites del proceso judicial se realizan de manera digital y segura, debido a que la información procesal es almacenada utilizando un mecanismo criptográfico que garantiza su seguridad.

Asimismo, la integridad y la validación de documentos electrónicos del sistema, son asegurados mediante tecnologías de certificación, utilizando firma y radicación digital.

Actualmente, las tecnologías del SAJ para la gestión de Justicia, ofrecen lo más alto en grado de ciberseguridad e innovación para los datos, ya que están desarrolladas en cuatro niveles:

  • Disponibilidad 24 horas;
  • Niveles de acceso;
  • Firma digital;
  • Trazabilidad.

El proceso digital amplía el acceso de abogados y ciudadanos a la Justicia, haciendo disponible la información procesal en todo momento, en tiempo real y con la posibilidad de ingresar al portal web para realizar consultas a los expedientes, enviar piezas siempre que sea necesario, entre otras funcionalidades.

Para finalizar

Un software de automatización de la Justicia está desarrollado para gestionar de una manera más óptima las actividades que pueden ser ejecutadas y escalonadas por flujos de trabajo, siempre respetando la prioridad de los procesos.

Por ello, tendremos la posibilidad de ejecutar rápidamente las tareas en una ordenación lógica y controlada, garantizando buenos resultados en cuanto a productividad y mejor aprovechamiento de los recursos de las Instituciones Jurídicas.

Al llegar hasta este punto, ya tenemos más información muy valiosa en nuestras manos. Para conocer con mayor profundidad, debe leer el post sobre la tecnología en el Poder Judicial.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]