investigación jurídica

¿Qué es la metodología de la investigación jurídica y cómo hacerla correctamente?

Al igual que otras actividades de búsqueda, la investigación jurídica es un estudio sistemático y metódico dirigido a desarrollar nuevos conocimientos o verificar los existentes.

No obstante, no se ocupa únicamente del conocimiento técnico del derecho. Más bien, uno de sus propósitos es encontrar argumentos en la ley.

Se trata de una indagación realizada por jueces, la abogacía pública o privada e investigadores jurídicos en la búsqueda de una comprensión más profunda y completa de la naturaleza de los problemas jurídicos.

Busca exponer varios aspectos del sistema legal, el proceso legislativo y judicial, la naturaleza y función de las normas en la sociedad. La investigación jurídica también se ocupa de la comprensión y la coherencia interna de los conceptos jurídicos y el razonamiento jurídico.

Como verá, no es una simple descripción de hechos sino una búsqueda intencional para explicar o interpretar un fenómeno jurídico. Va más allá de la descripción y requiere análisis.

Si quiere aprender más sobre este concepto, no puede perderse las siguientes líneas, donde encontrará qué es la investigación jurídica, las prácticas más aceptadas y cómo debe hacer para llevarla a cabo correctamente.

Investigación jurídica: ¿Qué es?

La investigación jurídica se define como un proceso de búsqueda de la ley que rige una actividad y materiales que explican o analizan esa norma; incluye varios procesos que van desde la recopilación de información hasta el análisis de los hechos de un problema y la comunicación de los resultados de la investigación.

Implica investigación o indagación científica y propositiva de un hecho jurídico o tema de cualquier disciplina. Asimismo, abarca el ámbito científico sobre una cuestión o problema judicial y el proceso de recopilación de pruebas o datos para determinar una suposición o verificar algunas hipótesis.

En definitiva, tiene como objetivo agregar nuevos conocimientos al cuerpo de conocimientos existente en un área de interés.

Al verlo desde un panorama general, podemos destacar que es un proceso creativo e implica actividades normativas; es diligente y la búsqueda continua es la respuesta más probablemente aceptada en una cuestión judicial.

Tal investigación jurídica implica:

  • selección de hipótesis;
  • determinación de varios hechos y su clasificación;
  • eliminación de relevancia;
  • uso de razonamiento inductivo y deductivo;
  • afirmación de una conclusión.

A ciencia cierta, ¿cuál es su objetivo?

En esencia, implica el análisis de los hechos, la ordenación de las proposiciones y doctrinas jurídicas y la aplicación del razonamiento jurídico para concluir.

La investigación jurídica busca fundamentalmente exponer la coherencia lógica de los conceptos del derecho y determinar y definir los términos y presupuestos utilizados en el derecho.

Esto se debe a que es el proceso de identificar y recuperar la información necesaria para respaldar la toma de decisiones judiciales.

En su sentido más amplio, la investigación jurídica incluye cada paso de un curso de acción que comienza con un análisis de un hecho y concluye con la aplicación y comunicación de los resultados de la investigación.

2 tipos de investigación jurídica

La investigación jurídica se clasifica en 2 categorías principales.

Investigación jurídica pura y aplicada

Mientras que el primero (pura) implica el análisis de teorías, el segundo (aplicada) se ocupa de probar las teorías en el mundo real. Dependiendo de la naturaleza de la pregunta de investigación, también se clasifica como descriptiva y exploratoria.

La descriptiva intenta, como su nombre lo indica, describir una situación, problema, fenómeno o comportamiento de manera sistemática. Se ocupa de hacer que las cosas complicadas sean comprensibles y simples.

La exploratoria se lleva a cabo para indagar áreas sobre las cuales el investigador tiene poco o ningún conocimiento. Esta permite al individuo formular problemas para un estudio más profundo, desarrollar hipótesis y encontrar la mejor solución; intenta encontrar el por qué de las cosas, hechos y situaciones, mostrando por qué y cómo han llegado a ser lo que son.

Investigación doctrinal pura y no doctrinal o empírica

Por un lado, tenemos la investigación jurídica doctrinal, que es un trabajo teórico realizado principalmente para adquirir nuevos conocimientos sin una aplicación específica por parte de los conocedores del derecho. Se ocupa del análisis de teorías, conceptos, reglas y principios jurídicos.

La mayor parte de esta se basa en el enfoque de la «ley de letra negra», que se centra en el conocimiento de la norma que se encuentra en los textos y teorías legales, estatutos y sentencias judiciales con poca o ninguna referencia al mundo fuera de la ley.

Este tipo de indagación también es conocida como de “letra negra” y tiene como objetivo explicar, sistematizar y aclarar la ley sobre cualquier tema en particular mediante un modo distintivo de análisis.

En tiempos recientes, la investigación jurídica puramente doctrinal ha sido criticada por su rigidez, menor alcance e inflexibilidad para abordar diversos contextos en los que surgen y operan cuestiones o situaciones jurídicas.

Como resultado, la investigación legal empírica o interdisciplinaria surgió como un tipo distinto en las facultades de derecho de los países occidentales para analizar los contextos sociales y políticos más amplios.

Así, la investigación jurídica empírica e interdisciplinaria emplea una variedad de métodos aplicados en las ciencias sociales y las humanidades.

Lo que hace que sea experimental es que se basa en observaciones del mundo. Estos hechos pueden ser históricos, contemporáneos o basados ​​en la legislación o la jurisprudencia, los resultados de entrevistas o encuestas, o los resultados de la investigación de archivos secundarios o la recopilación de datos primarios.

¿Qué es la Metodología de la Investigación Jurídica?

Es vital para un investigador conocer la metodología de investigación y comprender los supuestos de los métodos subyacentes. Además, necesita conocer los criterios por los cuales puede decidir ciertas maneras que se aplicarán a distintos problemas.

Principalmente, la metodología de la investigación ha sido definida como el medio de adquirir conocimiento científico; también se le conoce como un medio para recopilar información y datos para lograr un resultado válido.

Ahora bien, la metodología de la investigación jurídica es simplemente una forma de abordar y explorar cuestiones o cuestiones judiciales no resueltas. 

Los métodos de indagación legal son técnicas mediante las cuales una persona interesada adquiere información legalmente relevante y la analiza, interpreta y aplica para resolver problemas y presentar las pruebas halladas.

Así, se convierte en una forma científica y sistemática de resolver cualquier cuestión judicial

Por otro lado, se refiere a las reglas de interpretación de los problemas y cuestiones normativas. Es un esfuerzo sistemático de hacer un argumento para llegar a una explicación verdadera o precisa del tema en consideración.

El investigador debe explicar adecuadamente por qué usa un método particular para evaluar los resultados de la investigación, ya sea por él mismo o por otros. La adopción de una metodología particular debe partir del objetivo de la investigación y del propósito de la misma.

3 consejos clave para ejecutar correctamente una investigación jurídica

A continuación, vamos a explicar 3 consejos principales para llevar a cabo una exitosa investigación jurídica.

1. Reúna información crítica sobre su problema legal

Cuando se presenta un problema legal, es natural querer sumergirse y comenzar a buscar casos. Pero conviene recopilar primero detalles clave sobre el problema jurídico en cuestión.

Hacer una pausa para recopilar y registrar detalles críticos que respondan a las preguntas más sencillas del caso:

  • ¿Cómo?
  • ¿Quién? 
  • ¿Qué?
  • ¿Cuándo?
  • ¿Dónde? 

Esto, por naturaleza, sienta las bases para un proceso de investigación legal más centrado y optimizado.

2. Establezca su problema legal y su objetivo

Luego del punto anterior, use la información crítica de su caso para identificar su problema legal. 

Al establecer los problemas legales y los resultados ideales antes de comenzar a investigar, puede construir un marco bien definido que le permita:

  • ver lo que sabe sobre su problema legal y lo que necesita averiguar;
  • restringir el campo de posibles términos de búsqueda;
  • identificar la jurisdicción en la que necesita centrar su investigación.

3. Conozca y comprenda el precedente en su jurisdicción

Mientras investiga, preste especial atención a la ubicación geográfica donde se resolverá su problema legal. 

  • ¿El precedente ya está controlando en su jurisdicción?
  • ¿O es simplemente un precedente persuasivo que aún no ha sido adoptado en su jurisdicción?

¿Cómo mejorar las habilidades de investigación jurídica?

Ya sea que sea nuevo en la investigación legal o que haya realizado durante años, una vez que tenga una comprensión sólida del proceso, aproveche las estrategias y herramientas para maximizar la eficiencia de la investigación legal. 

Aquí hay 2 estrategias a considerar:

Documente su investigación con el apoyo de la tecnología

No permita que su investigación se desperdicie o deje que los datos se escapen debido a un sistema de documentación deficiente.

Mediante el uso de un software de gestión de hechos seguro y basado en la nube, puede registrar su investigación de una manera eficiente, organizada y accesible.

El uso de este tipo de herramienta lo ayuda a prepararse para declaraciones juradas, audiencias, sesiones informativas con clientes y juicios más rápido y con más confianza de que no se está perdiendo datos.

Realice investigaciones más eficientes de forma remota

En el pasado, el proceso de investigación legal era arduo, en parte porque vinculaba al investigador a una ubicación física, ya fuera una biblioteca legal local o una computadora de oficina legal, para acceder a recursos a través de bases de datos legales.

Hoy en día, el software que permite la revisión de datos en línea, brindará la posibilidad hacer las averiguaciones de forma remota.

Tener la flexibilidad de buscar desde cualquier lugar agiliza el proceso de investigación legal y mejora la eficiencia.

Para reforzar esta información sobre la transformación digital en el área jurídica, lo invitamos a conectar con nuestro contenido donde explicamos en detalle todo sobre la abogacía y cómo la tecnología puede influenciar en su futuro.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]