Juicios a distancia: guía detallada sobre esta tendencia

Juicios a distancia: guía detallada sobre esta tendencia

El impacto de Covid-19 y la emergencia sanitaria impulsó el avance e implementación de los juicios a distancia y, debido su gran efectividad, en algunas legislaciones seguirán siendo implementadas para evitar aplazamientos que inevitablemente crean demoras y retrasos en el Sistema Judicial.

Sin duda, es una tecnología que trae consigo muchas ventajas, y abajo encontrará de qué trata y su importancia en el sector legal más allá de las audiencias.

¿Qué son los juicios a distancia?

Un juicio a distancia es, como su nombre lo indica, la celebración de un juicio mediante el uso de medios tecnológicos para el sector legal —legaltechs— que permitan llevar a cabo la audiencia de manera remota.

Estas tecnologías deberán ser aceptadas previamente por el Tribunal y todo el proceso es regido mediante un conjunto de lineamientos y reglas preestablecidas para prevenir que sean afectados los derechos de las partes.

¿Cómo funciona la tecnología de los juicios a distancia?

El juicio a distancia en sí se llevará a cabo en gran medida de la misma manera que los tradicionales a los que estamos acostumbrados en una sala del Tribunal.

En este caso, se crea una sala de Tribunal virtual mediante el uso de una plataforma de videoconferencia adecuada, que las partes acordarán y establecerán antes del juicio. En este sitio digital, el juez, el abogado, los testigos, los intérpretes y los transcriptores pueden verse y escucharse entre sí.

Cada participante se une a una sala de prueba virtual al comienzo de cada día para realizar las comprobaciones finales de sus conexiones de audio y video, antes de ser admitido en la sala cibernética.

Es probable que haya una entrada gradual a la sala, con los transcriptores e intérpretes siendo evaluados y admitidos primero, seguidos por el abogado y finalmente por el juez. Los testigos se agregan a la sala del Tribunal virtual, a través de la sala de pruebas, cuando se los llama.

A los testigos se les debe permitir la opción de prestar juramento, sin un libro sagrado si no tienen una copia disponible, o afirmar. Los paquetes de prueba que son fáciles de usar electrónicamente son esenciales para el buen funcionamiento de una prueba remota.

Comunicación confidencial

Además de la sala del Tribunal virtual, es importante asegurarse de que haya un medio de comunicación separado para que los equipos legales discutan el juicio a medida que avanza. Por ejemplo, estableciendo videoconferencias privadas o acordando la comunicación por plataformas de gestión judicial.

Sin embargo, un problema de riesgo emergente en las audiencias remotas es asegurarse de que el testigo no vea mensajes de texto, grupos de Whatsapp, correos electrónicos o mensajes de chat de la plataforma mientras presta declaración.

En una sala física del Tribunal hay poco riesgo de que esto suceda. Sin embargo, en un juicio remoto, una función de chat grupal con todos los testigos (incluidos o excluidos los abogados) probablemente no sea una buena idea; si el testigo bajo juramento ve mensajes mientras está dando su declaración, esto crea el riesgo de desacato al Tribunal o pervertir el curso de la Justicia.

Cuando menos, puede implicar informar al juez ya las partes del contenido de los mensajes que puedan haber afectado la prueba oral. Por estas razones, hay que considerar detenidamente qué funciones de chat de grupo se configurarán para su uso.

5 ventajas de los juicios a distancia

A continuación, vamos a destacar las 5 ventajas que los juicios a distancia le brindan al Sistema de Justicia, y al mundo.

1. Mayor accesibilidad

Sin duda, los Tribunales remotos están impulsando el acceso a la Justicia al facilitar la comparecencia de los participantes, particularmente en circunstancias en las que las partes no pueden asistir al Tribunal debido a una enfermedad o en circunstancias actuales por el Covid-19.

De esta forma, las audiencias virtuales aseguran que el caso aún pueda ser escuchado si la persona puede comparecer a través de un enlace de video, lo que a su vez ayuda a reducir las demoras en los procedimientos judiciales.

Otra consideración es que esta herramienta es ideal para mejorar el acceso de los ciudadanos, lo que permite a las personas iniciar sesión desde la plataforma web donde sea que se encuentren.

2. Mejor eficiencia

Los juicios a distancia son logísticamente más eficientes. Los Sistemas Judiciales ya estaban experimentando un retraso antes de la pandemia debido a la metodología de trabajo tradicional, y el tiempo de inactividad adicional se sumó a la acumulación de casos.

Las audiencias virtuales brindan más flexibilidad y ayudan a reducir las demoras. Además, las discusiones importantes que anteriormente pueden haber tomado un tiempo mínimo se pueden resolver más rápido que reunirse en un Tribunal físico.

3. Reducción de viajes y movilizaciones

En el sector legal, antes de la pandemia, los viajes eran una parte disruptiva pero necesaria de la industria. No solo estaba el costo asociado con viajar, sino también el tiempo dedicado a hacerlo.

En ocasiones, el trayecto de viaje era un potencial problema en la dilación de las audiencias y la posibilidad de que alguna de las partes se viera dentro de un problema con el tráfico.

Los juicios a distancia no requiere de movilizaciones, todas las partes tan solo deberán ingresar sesión en el programa asignado de gestión judicial y de manera casi inmediata comenzará el acto jurídico.

4. Ahorro de costos

Las audiencias virtuales generan menos costos para las personas involucradas, en comparación con los casos en persona, principalmente debido a los gastos de viaje y la cantidad de documentos físicos que son requeridos para su celebración.

De hecho, gracias a tecnologías punteras como el SAJ, en un período de 3 años se estima que se ahorran aproximadamente USD $12,5 millones, tan solo en el gasto en papel.

5. Disminución de la huella de carbono

El uso de herramientas digitales en el sector legal no solo tiene que ver con promover juicios a distancia para fomentar una mejor accesibilidad y rapidez en los procesos, también tiene un impacto positivo en el mundo.

Y, es que, gracias a este tipo de innovaciones que hacen posible dejar de utilizar grandes volúmenes de archivos y documentos en físico, se han podido ahorrar más de 20.000 toneladas de papel.

Papel de los juicios a distancia en México

Los juicios a distancia han llegado al Poder Judicial de la Ciudad de México, inicialmente, serán llevados a cabo divorcios incausados que hayan a pedido de ambas partes, y con jurisdicción voluntarias, es decir, con dependencia económica y acreditación de concubinato.

Para ello, fueron emitidas las directrices que van a regular esta modalidad que serán hechas a través de herramientas electrónicas.

Esta iniciativa fue propuesta en razón de las acciones implementadas debido a la emergencia sanitaria y suspensión de trabajo debido a la pandemia.

Según el presidente del PJCDMX y el Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México (CJCDMX), fue planteada esta solución y, según el magistrado Rafael Guerra Álvarez, sienta las bases para, en la medida de lo posible, llevar la mayoría de los juicios bajo esta modalidad.

Datos importantes y procedimientos a seguir

En concreto, los juicios a distancia fueron aprobados primeramente para juzgados familiares como civiles de proceso oral y son un proceso que reviste de carácter gratuito para los justiciables y sus representantes jurídicos que así lo requieran. Esto equivale funcionalmente al procedimiento legal en todas sus fases, por lo que se ajusta a lo establecido en las normas respectivas.

En términos generales, para obtener acceso a los juicios a distancia, las partes tendrán que:

  • Solicitarlo previamente.
  • Contar con firma electrónica legalmente registrada.
  • Tener un correo electrónico habilitado para recibir notificaciones y entrar al juicio.
  • Acceso a herramientas tecnológicas adecuadas mediante las cuales se pueda tener sin inconvenientes una comunicación efectiva de audio y video.

Escrito inicial para juicios autorizados digitales

Los representantes legales de las partes deben presentar el escrito inicial para los juicios autorizados en línea y presentarse en la oficina virtual de la oficialía de las partes común de Salas y Juzgados. Todo debe estar previamente autenticado mediante el uso de firmas electrónicas para prestar consentimiento y de sus anexos digitalizados.

Una vez que el Tribunal recibe el acto jurídico, se emitirá un acuse de recibo donde será designado el Juzgado de turno y emitiéndose el número de expediente, el cual será remitido al órgano jurisdiccional que por jurisdicción le compete conocer del caso.

Puesta en marcha del juicio a distancia

Llegado a este punto, solo falta llevar a cabo el juicio a distancia, para lo que son establecidas ciertas normas previas para las audiencias.

Estas podrán realizarse a solicitud de las partes o propuestas por el magistrado o juez, siempre y cuando asegure el pleno cumplimiento de las formalidades procesales, legalidad de los actos y no menoscabe el derecho a la defensa de los intervinientes en el proceso.

Además, serán establecidos aquellos supuestos por los cuales el juicio a distancia puede suspenderse o diferirse.

Conclusión

De este modo, la adopción del proceso digital contribuye con la celeridad de los ritos procesales y proporcionar otros beneficios a las Instituciones de Justicia, como el ahorro de recursos, sostenibilidad ambiental y fortalecimiento de las prácticas de gobernabilidad.

Conozca la solución SAJ, una herramienta clave para eficientar los procesos para todo el Ecosistema de Justicia Integral.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]